¿En qué se fijan los bancos para conceder créditos a empresas?

Las necesidades de emprender, renovar o expandir una empresa o negocio hacen que sus titulares o dueños consideren como solución el obtener una financiación a través de una entidad bancaria o financiera. Básicamente, lo que comúnmente conocemos como solicitar un préstamo o crédito.

Un nuevo ingreso económico de capital o una inyección de liquidez permite que una empresa mejore una situación actual por la que esté pasando con mayor prontitud que al esperar generar ganancias con el capital propio. 

Lograr la obtención de una adecuada financiación de recursos económicos es uno de los principios clave para triunfar en el competitivo sector de los negocios empresariales.

Gestión de financiación empresarial

Gestionar la obtención de nuevos ingresos económicos mediante una financiación bancaria es un planteamiento empresarial que busca llevar el objetivo de la empresa al éxito. 

En la búsqueda de ese éxito, los Consejos de Administración y los propietarios de las empresas buscan expandirse  para generar un mejor margen de ingreso económico y así aumentar el beneficio planificado. 

Definición de financiación para empresas

La financiación empresarial se posiciona en la línea del pasivo del balance contable de la empresa solicitante, donde se contemplan también aspectos como el pasivo exigible y el patrimonio neto.

Si bien el pasivo no exigible (los propios beneficios de la actividad de la empresa o la financiación a través de un grupo de socios) suele ser el recurso económico utilizado para expansiones o nuevos crecimientos, es a través del pasivo exigible que una compañía consigue nuevas líneas de objetivos de forma inmediata. 

Plazos de devolución de la financiación

A la hora de plantearse una financiación exigible, la empresa debe decidir entre una financiación a corto plazo o una financiación a largo plazo. Esto en tanto que los plazos de devolución son de relevancia en cuanto a la intencionalidad de la solicitud.

La financiación a corto plazo, con reembolso de capital en un lapso inferior a un año, se contempla para anticipos a proveedores, clientes o prebendas comerciales.

Por su parte, la financiación a largo plazo, en un período superior al año, corresponde a préstamos con entidades bancarias de gran envergadura, la emisión de bonos y acciones o subvenciones reembolsables otorgadas por entidades públicas. 

La elección de un modelo u otro de financiación pasa por el criterio de la compañía, ya que la ley solo interfiere para contemplar una medida obligatoria que atiende a fuentes de financiación a la hora de construir patrimonio neto.

En este supuesto, debe existir una dotación mínima de capital social que dependerá de la forma jurídica contemplada y una reserva legal en tanto que la empresa tenga beneficios.

Qué se consigue a través de una financiación bancaria

El crecimiento y proyección de empresas y compañías exige disponer de la financiación necesaria

 

El crecimiento y proyección de empresas y compañías exige disponer del capital necesario.

Pese a que se asume un gran compromiso, la dinámica económica empresarial está basada en la asunción de riesgos estudiados en beneficio de la propia firma. Esto catapulta la solicitud de financiaciones para lograr los objetivos empresariales planteados y demandantes de liquidez. 

Conviene hacer referencia del porqué es recomendable obtener una financiación bancaria, además de los requisitos de las entidades para concederlo. Es una medida valiosa y útil, no es un esfuerzo en vano. Se trata de potenciar los recursos propios a través de herramientas económicas que permiten a la empresa prosperar.

Interglobalización

La inmersión en mercados nuevos o modernos y la implementación de sistemas de compraventa internacionales, por ejemplo, implica un plazo de demora en las transacciones. 

Esto es, que se genera un lapso de tiempo entre la formalización y estabilización de cobros e ingresos con respecto a los gastos generados por el aumento de actividad o crecimiento empresarial.

La financiación permite enfrentar cualquier período de desajuste y contar con el capital de inversión necesario para una apuesta firme y sólida hacia el crecimiento, evitando un desajuste que estabilice a la firma, a priori, económicamente. 

Aumento del Fondo de Maniobra

Aumentar el capital de trabajo y expansión permite la inclusión de nuevos empleados o herramientas para agilizar todo tipo de procesos, como el de producción o gestión de cualquier departamento.

Una inyección de capital permite intensificar y reforzar la capacidad de la empresa para generar productos o servicios en ese nuevo nivel expansivo.

Adquisición de recursos y bienes

Cualquier crecimiento o planteamiento de nuevos objetivos requiere recursos, tanto económicos como materiales, además de logísticos. Pilares, todos ellos, fundamentales en un proceso de iniciación o expansión.

Renovar o adquirir nuevos bienes, inclusive si se trata de potencial humano, es necesario para ampliar el rendimiento empresarial

Expediente Crediticio

Conviene ser cuidadosos en este aspecto. Ante una solicitud de financiación, el cumplimiento del acuerdo debe estar blindado por una economía saneada y una planificación de abordaje sensata. 

Cancelar las obligaciones económicas de forma regular conformará un sólido expediente o historial crediticio. Esta será la carta de presentación de la empresa. Un buen historial crediticio servirá  para  aperturar puertas a fin de obtener nuevos créditos.

Refinanciación o reestructuración de la deuda

Se da cuando la empresa revisa las condiciones de su crédito o financiación y busca nuevos acuerdos. Con un nuevo acuerdo de financiación cancela deudas anteriores y adquiere nuevos compromisos y obligaciones. 

De esta manera, la empresa puede comenzar nuevas inversiones, mejorar su capacidad económica o plantearse nuevos objetivos de mercado. Mediante un nuevo ingreso económico o liquidez, la empresa se fortalece y se consolida, convirtiéndose en manager de su propio desarrollo.

¿Qué aspectos revisan las entidades financieras para otorgar un préstamo?

Para tener éxito a la hora de visitar una entidad financiera para solicitar algún tipo de financiación, conviene tener claros los aspectos que este tipo de corporaciones consideran y revisan.

La empresa o titular que solicita el crédito

Una entidad financiera revisa el historial crediticio o historial de pagos del cliente que solicita sus servicios, tanto si se trata de una sociedad como del titular de una empresa.

El empresario debe poner a disposición del banco documentos tales como estados cuentas de la empresa, registro de pérdidas y ganancias, balances, así como la memoria técnica-justificativa del objetivo para el que se destinará dicha financiación.

En España todos los bancos utilizan el sistema CIRBE, donde verifican la situación de las empresas, así como su gestión de créditos anteriores. La Central de Información de Riesgos del Banco de España almacena información sobre todos los créditos o financiamientos vigentes que cada empresa ha adquirido en toda su trayectoria.

A través de esta herramienta, también pueden verificar si sus documentos financieros como balances, estados de ganancias y pérdidas, atienden a la realidad o han sido “edulcorados”.

Condiciones del préstamo

Los grandes proyectos corporativos gozan de una trayectoria más eficiente que otras empresas menores, demostrando mayor solvencia y una actividad consolidada. De esta manera, aspectos como los intereses suelen ser más beneficiosos.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Los requisitos para conceder una financiación a una empresa se han endurecido notablemente, de ahí que sea imprescindible tenerlos en cuenta. 

Los bancos se muestran muy reacios a otorgar liquidez en el tipo de segmentos de las grandes compañías (prueba de ello es el descenso de casi un 30% en concesión crediticia reflejado en datos del propio Banco de España). Las condiciones del préstamo y un capital estrictamente necesario estarán bajo la lupa para conseguir la financiación deseada. 

Destino del Crédito

Hay que buscar presentar a la entidad financiera un proyecto con objetivos viables, a fin de que no presenten mayor riesgo al banco a la hora de autorizar la financiación.

El crédito otorgado es para financiar todo el objetivo por lo cual se pide y es importante que la empresa tenga concretamente calculado sus proyecciones de ganancias para que pueda cubrir el pago del financiamiento con mayor holgura incluso que la deseable por la entidad.

Presentar Garantías

Tanto para pymes como para grandes, empresas, solicitar financiación a una entidad bancaria exige acompañar la solicitud de los avales y las garantías necesarias para dar mayor envergadura y solidez a la petición. 

Los garantes revisables por una entidad bancaria para conceder financiación a una empresa son de diversa índole, de ahí que algunas de las opciones contempladas para la obtención de créditos son la emisión de obligaciones o bonos mediante subasta o la salida de la empresa a bolsa

Requisitos bancarios para financiación empresarial

Conseguir un acuerdo financiero favorable requiere dar respuesta a condiciones bancarias cada vez más estrictas en la financiación

 

Conseguir un acuerdo financiero favorable requiere dar respuesta a condiciones bancarias cada vez más estrictas.

Las condiciones se han endurecido, sorpresivamente, para las compañías empresariales de mayor envergadura. Lejos de contar con mayores posibilidades, este sector es de los más analizados por los criterios de la banca para beneficiarse de cualquier tipo de financiación.

Así las cosas, los requisitos mínimos dependerán de las particularidades del préstamo. De hecho, simplemente para una financiación a largo plazo de hasta 100.000€ las condiciones son muy estrictas.

Para estructuras empresariales SL o SA, las exigencias pasan por una antigüedad de, cuanto menos, 2 años fiscales completos, con 50.000€ anuales de facturación mínima y sin incidencias de impagos. 

EBITDA, ROE, ROS y ROA, las siglas de la incertidumbre

Toda vez presentada la documentación para la solicitud de la financiación, la entidad bancaria realizará un estudio exhaustivo y profundo a fin de determinar la solvencia de la compañía, además de su estabilidad dentro del mercado y el potencial del objetivo que persigue.

Earnings Before Interests, Tax, Depreciation and Amortization. EBITDA. En definitiva, el resultado bruto de la explotación. Esto es, las cifras valorables antes de los intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

A través del EBITDA se visualiza el beneficio bruto de la compañía antes de los gastos financieros generados por la solicitud, sirviendo de base a la entidad para analizar no solo la situación financiera del solicitante, sino también su comportamiento económico. 

¿Genera ganancias? ¿Cuál ha sido la evolución en su sector? ¿Es rentable?

La respuesta llega de la mano de la ROE, la ROS y la ROA. Un valor en positivo de la variable ROE determinará la eficiencia de la empresa, mientras que una variable ROS decreciente arrojará resultados negativos, manifestando una menor entrada de ingresos. 

El decrecimiento de la variable ROA, por su parte, evidenciará menores beneficios en inversión de activos. 

En referencia al análisis financiero, la entidad bancaria revisará que la compañía presente una deuda neta negativa, lo que se traduce en que la empresa puede responder con la cancelación del préstamo. 

Si este factor va en aumento significa que la empresa necesita mayor plazo para cumplir con los compromisos u obligaciones financieras. 

Financiación privada para empresas

El descenso en financiación para empresas de la mano de entidades bancarias ha derivado en una evolución constante hacia la financiación privada para empresas. La inversión privada se ha mostrado muy interesada en proyectos interesantes de gran envergadura.

La diversificación en cuanto a opciones de financiación y la eliminación de la dependencia de las fuentes de financiación más tradicionales permiten a las compañías beneficiarse de ventajas económicas importantes, hasta ahora blindadas y reservadas a la banca. 

La encorsetada estructura de las entidades bancarias pierde puntos con respecto a la flexibilidad de la financiación privada para empresas, permitiendo éstas unas mejores tasas de interés, mayor independencia y una negociación más abierta.

La financiación alternativa a los tradicionales préstamos a empresas permite una mayor diversificación de la cartera de inversiones y un ajuste más sólido en cuanto al riesgo a asumir, creando modelos de negocio más dinámicos que pueden permitirse un rápido crecimiento y mayor constancia en sus expansiones.

La solución a cada necesidad de financiación

En Van Corporate sabemos de la importancia de tener acceso a liquidez para todo tipo de pagos, crecimientos y expansiones, tanto a través de la Banca Tradicional como de otros proveedores financieros como Fondos de Inversión.

Nuestra experiencia y conocimientos nos avalan para asesorar a cada empresa sobre los productos financieros que necesita y ayudar a cada compañía a obtener agilidad en la gestión de todo tipo de procesos de financiación.

Juntos, avanzamos.

Compartir:
Juan Galán
Juan Galán
CEO en Van Corporate, Inteligencia Financiera - Asesor Financiero por la CNMV

Últimos blogs